• elbeltranense

Javier Mascherano dio una charla a jóvenes de la Liga Sanlorencina

Actualizado: jul 7

El sábado pasado el ex jugador del seleccionado nacional brindó una charla virtual a los jugadores más jóvenes de la liga de fútbol regional

Javier Mascherano, jugador ya retirado del fútbol en el que triunfó no sólo en la Selección Nacional de Argentina, sino también en equipos como F.C. Barcelona, River Plate y Liverpool, habló el sábado pasado en una charla virtual y exclusiva con los jugadores más jóvenes de la Liga Regional Sanlorencina de Fútbol.


El ex jugador se refirió a sus inicios como futbolista y las enseñanzas que deja el deporte, por lo que aconsejó a los jóvenes de la Liga que aspiran llegar al fútbol profesional. Él se definió como una persona que tuvo mucha suerte en su vida y carrera: "Nunca fui un jugador al que le sobrara el talento, esto tiene que ver más con la capacidad de sacrificio, con las ganas y sobre todo el deseo de cumplir el sueño de jugar a la pelota. Y más allá de eso, se necesita una cuota de suerte".


Su historia empezó como la de muchos chicos de la ciudad de San Lorenzo, con amor hacia la pelota y jugando con amigos en un campito toda la tarde hasta el anochecer. Mascherano se fue muy joven de su hogar para lograr su sueño, jugar profesionalmente, y esto tuvo una buena parte que es la que le tocó vivir después. Sin embargo, contó que “hubo una parte mala”, que fue haber dejado a su familia, amigos, colegios y que al vivir en un contexto totalmente diferente, perdió muchos momentos de su vida que nunca podrá recuperar.


Por esta razón, debido a que “hay muchas situaciones que deben saberse de antemano”, Javier advirtió a quienes del otro lado de la pantalla lo escuchaban atentamente y con mucha admiración: "No pierdan la oportunidad de divertirse y jugar, porque es lo más lindo de la infancia, que es sólo una etapa, porque después pasamos a otras en las que vienen responsabilidades y ya no se disfruta tanto, o se disfruta de otra manera. Entonces, es importante alentarlos a que a esta situación pandémica la traten de transitar de la mejor forma posible y pensando que en algún momento culminará. Están en una edad hermosa en la que sólo es jugar para divertirse. Con el correr del tiempo, si alguno en un futuro decide seguir ligado al fútbol y después tratar de llevarlo a un plano profesional, la diversión se va perdiendo y empieza a ser una responsabilidad", aconsejó el ex jugador. Sin embargo, dijo que “relacionamos la palabra disfrutar con no ser responsable”, y que “eso no tiene nada ver, ya que uno puede ser responsable y al mismo tiempo disfrutar”.


Mientras tanto, explicó que el esfuerzo y el talento van de la mano y que hay gente que tiene más talento para una cosa u otra, pero que sin esa cuota de esfuerzo el talento queda desdibujado. “Si sos hábil para algo pero no le dedicas el esfuerzo, si no sos responsable, si no te exigís, no tiene mucho sentido, es un talento mal aprovechado. Esto es así en cualquier ámbito de la vida, no sólo en el deporte. El hecho de esforzarte, de ayudar, de tener esa empatía con el de al lado genera que seas mejor”, planteó el sanlorencino.


A su vez, el deportista habló sobre los sueños por cumplir, y señaló que "hay que luchar por los sueños que uno tiene y no dejarse vencer por una pandemia". "Uno tiene que tratar de dar lo mejor que tiene para luchar por sus sueños e intentarlo hasta el final", planteó. De igual forma, dialogó acerca de las diferencias generacionales que surgieron tras los avances a nivel mundial, como el de la tecnología, por lo que expresó que los jóvenes en la actualidad tienen mucho menos tiempo para la pelota a comparación de las horas diarias que él le brindaba al fútbol en busca de la diversión con sus amigos. Sin embargo, más allá de la diversión que podía generarle jugar horas y horas detrás de una pelota, Mascherano contó que con el correr de los años empezó a tener sueños que iban dirigidos a tratar de hacer todo lo posible para ser jugador profesional: "No me lo impuse ni lo tuve como una obsesión, sino que tenía claro que iba a intentar hacerlo. Después, el destino, la suerte y un montón de factores que empiezan a entrar en juego decidieron que haya tenido la carrera que tuve. Pero la realidad es que a la edad de los chicos presentes en la charla ya empezaba a tener ese sueño de poder dedicarme al fútbol de manera profesional".


Por otra parte, está claro que el camino de un futbolista para llegar a la cima de este deporte, no es caminar en solitario durante el trayecto, ya que siempre es mejor la compañía tanto de familiares, como directores técnicos, compañeros y amigos que forman parte de ese destino que uno mismo busca generarse. Sin embargo, muchas veces esas compañías suelen acomplejar la llegada a ese anhelado deseo de alcanzar la Primera División. Las responsabilidades y exigencias constantes muchas veces apagan el deseo y alejan el objetivo. En base a esto, Javier Mascherano dijo que los jóvenes el día de mañana irán descubriendo sus posiciones en el campo y dónde se sienten más cómodos: "Van a encontrar entrenadores que los guiarán de acuerdo a sus características".


Además, remarcó que cuando los jugadores se olvidan de que el fútbol es un juego, es cuando se empieza a perder todo. “Como todo juego se tiene que jugar y para jugar hay que tener valentía, disfrutarlo, animarse y, sobre todo, no tener miedo al error. El error siempre va a estar y nos vamos a equivocar. Todo el tiempo los cometemos, el tema es olvidarnos del error y recuperarnos para no volver a cometerlo”, agregó Javier. Mientras tanto, mencionó que muchas veces el mensaje hacia los jóvenes está mal enfocado, ya que se comete la grave equivocación de presionar a los chicos y recalcar sus errores en lugar de incentivarlos a que se animen, sean valientes y sepan convivir con el error. “El desacierto va a estar siempre, todo el tiempo, y por más que uno no quiera cometerlo va a suceder. Sobre todo en un juego como el fútbol que es un juego de errores y virtudes”, dijo el ex jugador.


Asimismo, en cuanto al apoyo familiar que deberían recibir los jugadores, Javier Mascherano opinó que a los hijos se los debe acompañar en lo que quieran hacer, y que no hay que llenarlos de presiones ni responsabilidades. “No hay que pretender que nuestros hijos sean los mejores ni obligarlos a absolutamente nada. Hay que acompañarlos y preocuparnos porque sean felices. A mí no me interesa que mi hijo de 4 años vaya a jugar al fútbol, si le gusta vamos a compartir una pasión, porque a mí me apasiona lo que hice y lo que hago, es una manera de vivir que tengo, y si la puedo compartir con mi hijo muchísimo mejor. Y si decide hacer otra cosa lo voy a acompañar y tratar de ser un sostén para él en los momentos que necesite, pero jamás lo voy a presionar para que haga lo que yo quiera. Sino que él elija cuál es su camino y yo lo voy a acompañar”, expresó.


Por otro lugar, también se refirió a los valores que deja el fútbol, diciendo que hay que saber que se depende de los compañeros y que ellos también dependerán de uno mismo, lo que también generará aprender ciertos valores, como el compañerismo. “Cuando estamos dando el pase estamos compartiendo una pelota, cuando jugamos con nuestros amigos estamos compartiendo un momento, y esos son los primeros valores que uno empieza a adquirir sin que te lo digan, porque también compartís una pelota, una victoria, y porque cuando un compañero se equivoca lo ayudas y cuando vos te equivocas viene y te da una mano a vos, eso es la solidaridad. Por eso es tan importante el deporte y que los jóvenes sigan practicándolo. Son valores que cuesta mucho encontrarlos en otros lugares y no hay nada más lindo que poder ir transitando esta etapa de sus vidas de esa manera, adquiriendo valores pero también jugando”, mencionó el deportista sanlorencino.


El reconocido futbolista a nivel mundial, aconsejó agotar todas las posibilidades para poder alcanzar un objetivo, ya que hay dos opciones, lograr y vivir de tu sueño, o no lograrlo y quedarse con la tranquilidad de que se realizó todo lo posible para alcanzarlo más allá de no haberlo conseguido: “Lo peor que le puede pasar a un ser humano es que con el correr del tiempo tenga la duda de lo que podría haber sido. Yo tenía bien claro de que iba a intentarlo hasta el final, después el destino iba a decidir lo que estaba preparado para mí, pero no tenía ninguna duda de que quería vivir de esto, que era lo que me apasionaba”.


“La carrera de un futbolista por un deportista de élite es como un iceberg, porque de este vemos lo que hay sobre el mar, no vemos lo que hay por debajo del mar. Pero abajo hay mucho. Hay un pedazo de hielo que puede tener kilómetros y kilómetros de hielo. La carrera del futbolista es lo mismo, todos vemos el éxito y cuando llega a primera, pero no vemos el sacrificio que hay que hacer para llegar a eso”, concluyó Javier Mascherano.


Liga Regional Sanlorencina de Fútbol



28 vistas0 comentarios